LA LÓGICA DE NUESTRO CUERPO.

Todos sabemos que si salimos a correr se produce sudoración que enfría nuestro cuerpo; si nos exponemos al sol, nos ponemos morenos como consecuencia de la producción de más melanina para protegernos del exceso de éste; ese tipo de consecuencias nadie las cuestiona.

En cuanto a la enfermedad tampoco cuestionamos, por ejemplo:

  • Retención de líquidos: fallo renal.
  • Proliferación de células: Cáncer.
  • Menor densidad ósea: Osteoporosis.
   En éstos casos se piensa que nuestro cuerpo tiene algún fallo y por tanto no funciona bien. Pues bien, este cambio de paradigma de la nueva medicina nos habla de Programas especiales biológicos con sentido de la naturaleza (SBS).
   El cuerpo no comete errores, reacciona ante condiciones especiales y situaciones. Por ejemplo, si un animal se encuentra ante un peligro, su biología generará más cantidad de alveolos pulmonares que conllevara mayor aportación de oxígeno en su organismo que le permitirá correr a más velocidad para huir del peligro.
   Ante este tipo de ejemplos, el Doctor Hamer comienza a definir las «reacciones corporales con sentido», es decir, reacciones biológicas que nos ayudan a superar con éxito una determinada situación.
   La diferencia entre el mundo animal y nosotros es la siguiente: el animal, ese miedo inminente a la muerte lo tiene únicamente mientras está el peligro real, por tanto, una vez terminado éste, su organismo regresa a la normalidad. En el hombre, y gracias a nuestras facultades de pensamiento principalmente, este miedo producido por un peligro, se mantiene en el tiempo, produciendo un aumento continuado de estos mismos alveolos y por tanto lo que la medicina diagnostica como un cáncer de pulmón.
   Para que esto ocurra se deben dar unas condiciones que explicaré en otro momento, pero lo importante a destacar aquí es la lógica a la que responde nuestro organismo ante una situación, ese sentido biológico positivo que tiene cualquier síntoma.
   Este sentido biológico, junto con las emociones vividas, serían el punto de partida de la biodesprogración, para llegar a ese programa que necesito entender y eliminar para poder sanar.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *